¿Grasas buenas, grasas malas?

Por: Eva María Sánchez Sánchez, estudiante de nutrición

Siempre hemos tenido la idea de que debemos dejar de consumir grasas por completo, ya que creemos que estas grasas son las que nos hacen subir de peso, tener los típicos “gorditos” y las que nos hacen sentir insatisfechos con nuestro cuerpo, creemos que son las causantes de nuestro exceso de colesterol en la sangre, pero lo que no sabemos o lo que no oímos frecuentemente es que todo esto depende del tipo de grasa que estemos consumiendo, ¡SÍ! Tipo de grasa. Es por esto por lo que debemos cuidar lo que comemos y sobre todo saber lo que estamos consumiendo. Todas las grasas son esenciales para mantenernos vivos, pero es importante saber la cantidad adecuada.

Son importantes para el cuerpo humano ya que éstas también nos proporcionan la energía suficiente para que nuestro sistema funcione de manera adecuada. Las grasas nos proporcionan 9kcal/g de energía y esta grasa se almacena en las células adiposas para posteriormente ser utilizada, de hecho, gracias a estar reservas el ser humano puede sobrevivir sin alimento durante semanas e incluso meses.

La grasa que no es capaz de utilizarse de manera eficaz, nuestro cuerpo la utiliza de manera estructural, es decir que nos ayuda mantener nuestros órganos y nervios en su lugar y los ayuda a protegerlos de lesiones.

Existen varios tipos de grasa, pero aquí te explicaremos las más importantes y las más comunes.

Grasas Insaturadas

Estas pueden ayudarnos a disminuir el nivel de LDL en la sangre y a su vez aumentar el nivel de colesterol bueno (HDL – de alta densidad) que nos ayuda a llevar el exceso de colesterol lejos de otros órganos y lo transporta al hígado para que ahí pueda ser eliminado de nuestro cuerpo.

Dentro de las grasas insaturadas existen las monoinsaturadas y las poliinsaturadas. Dentro de las monoinsaturadas se encuentran por ejemplo el aceite de oliva, frutos secos, las nueces, almendras, avellanas, cacahuates, el aguacate, entre otros. Dentro de las poliinsaturadas se encuentran las grasas omega-3, omega-6 y omega-9, que son esenciales en la dieta, estos nos ayudan a formar membranas celulares, nos ayudan a proteger el cerebro, el corazón y ayudan en las enfermedades inflamatorias, se encuentran en fuentes vegetales y marinas, por ejemplo, en el aceite de linaza, en la soya, el salmón, atún, entre otros.

Grasas Saturadas

Este tipo de grasas son sólidas a temperatura ambiente, esto podría provocar que al consumirlas puedan solidificarse dentro de nuestro sistema y así provocar taponamientos, ya que pueden llegar a acumularse en las arterias, además estas pueden llegar a elevar el nivel de colesterol malo (LDL – de baja densidad) y así en conjunto formar arterioesclerosis. Se encuentran en las carnes rojas, carne de cerdo, lácteos, entre otros.

Grasas Trans

Son un tipo de grasas insaturadas que actúan como las saturadas, estas grasas son las más dañinas y es recomendable no consumirlas, ya que estas pasan por un proceso de hidrogenación que puede llegar a ser muy perjudicial para la salud. Este proceso hace que la grasa se endurezca y aparte se utilizan para hacer que los alimentos permanezcan frescos por mucho tiempo más. Estos al igual que las saturadas, pueden aumentar el nivel de colesterol LDL en la sangre y disminuir el colesterol HDL.

Estas pueden llegar a ser engañosas en nuestro sistema, ya que gracias a su estructura puede llegar a confundirse con las grasas CIS (insaturadas) y sustituirlas, pero perjudicando, ya que hace que la membrana celular tenga menos fluidez y la vuelven más rígida y así bloquea la adhesión del colesterol HDL y este no puede viajar a las células para hacer su función y así es como aumenta el colesterol en sangre. Se encuentran en la manteca, margarina, caramelos, productos chatarra.

Por esto, es importante leer las etiquetas de los productos y ver la cantidad de grasas que contienen, para así poder elegir la mejor opción para consumir. Es necesario recalcar que las grasas saturadas e insaturadas son importante para el funcionamiento adecuado de nuestro sistema, es importante consumirlas sin miedo, pero consumirlas con medida, principalmente las grasas saturadas. No debemos consumir menor cantidad de grasas a comparación de los carbohidratos o proteínas, todo es un equilibrio.

¡Un paso más cerca de una vida y alimentación saludable!

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

1 Comment

  1. […] lipoproteínas transportan lípidos por la sangre, que como lo mencionamos en el artículo “¿Grasas buenas, grasas malas?” , son el tipo de proteínas que también son tomadas en cuenta como lípidos y nos ayudan a elevar […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Posts anteriores

¿Sensación de globo?

Por Eva María Sánchez, estudiante de nutrición ¿Alguna vez te has detenido de utilizar tu prenda favorita o de ir a algún lado por miedo a la inflamación que la comida puede causarte? Déjame decirte

Lo que tu pelo dice de ti

Por Eva María Sánchez, estudiante de nutrición Como sabemos la nutrición nos trae muchos beneficios y no meramente subir o bajar de peso, aumentar masa muscular o bajar el porcentaje de grasa. Más allá de

Dieta Keto: todo lo que debes saber

Por Eva María Sánchez, estudiante de nutrición ¿A cuántos de nosotros nos pasa que buscamos las mejores alternativas para bajar de peso o bien, para alimentarnos de mejor manera, y encontramos miles de respuestas en

Alimentos fermentados

Por Eva María Sánchez, estudiante de nutrición En el artículo anterior cuando hablamos sobre los probióticos, mencionamos que estos se pueden obtener a través de los alimentos fermentado, pero ¿cuáles son estos? Los alimentos fermentados